LA ADOLESCENCIA Y EL DUELO DE LOS ADULTOS

LA ADOLESCENCIA Y EL DUELO DE LOS ADULTOS

14 Diciembre, 2014
/ / /

adolescencia

Adolescencia

La adolescencia es un periodo de pasaje que separa la infancia de la edad adulta. A lo que más se parece es al nacimiento…se trata, efectivamente de un nacimiento al mundo de las responsabilidades, a la sexualidad, a la edad adulta…Un pasaje que exige renunciar al niño que hay dentro de nosostros, se trata de una nueva frustración en la vida, se trata de un nuevo duelo…uno de los duelos más complicados que nos exige la vida.

La palabra pubertad viene del latin “pubis” que quiere decir pelo…efectivamente se trata de pelo en el pubis, en los brazos, en las piernas…

Todo lo que sucede en el cuerpo es bajo la influencia de las hormonas, ciertas glandulas: hipófisis, testículos, ovarios…están maduras para la secreción de hormonas en la adolescencia. Esto origina una explosión del crecimiento, “se crece por todas las partes”, pies, manos, genitales, íncluso la nariz se agranda.

Esto ya origina un problema con la imagen, anteriormente el chaval se podía sentir guapo con la imagen que conocía, ahora se siente mal, no se reconoce, íncluso le sale acné por la cara. Ls chavales se sienten torpes, feos…

La busqueda del grupo es importante para poder asumir esto que le pasa con la imagen, allí, en los grupos, en las pandillas y a través del “look” y de la moda de la pandilla, se intenta elaborar la imagen que empiece a estructurar un esbozo de su identidad como sujeto adulto.

En los chicos el cambio de voz es brusco, empieza a aflorar la barba…y lo más secreto, las erecciones se hacen más frecuentes. La multiplicación de las erecciones es un fenómeno fisiológico producido por el flujo de sangre al pene. Es un error considerar estas erecciones adolescentes siempre como un deseo o sentimiento amoroso, son también producto del revuelo hormonal..todo esto crea confusión.

En las chicas el principal cambio es la menstruación, la cual se da bajo la influencia de las hormonas segregadas por los ovarios y la hipófisis. Estas mismas glandulas provocan tensión en los senos y espasmos en el vientre… Crecen las caderas, crecen las nalgas…el cuerpo se vive como extraño y es difícil de sobrellevar. El maquillaje y el peinado son medios para intentar reconocerse en ese cuerpo.

Quiero destacar el tema del “duelo” en el adolescente…se trata de un sujeto en obras, en construcción: tiene que perder el mundo infantil…esto exige tiempo…los padres y la sociedad en general tienen que ser pacientes.

Para esclarecer la problemática que atraviesa al adolescente, señalar el comportamiento de los demás, de la sociedad adulta frente al adolescente. Como arriba queda apuntado, la característica de la adolescencia es el duelo que se tiene que hacer por la renuncia al niño. El joven, lo quiera o no, se ve obligado a entrar en el mundo adulto. Se le impone al adolescente un cambio de rol…los jovenes buscan una identidad…Ante ello, el adolescente se encuentra con una sociedad difícil, incomprensiva y hostil…El adulto tiene dificultad para dejar paso a la nueva generación ya que generalmente ésta le impondra una revisión crítica de sus logros y su mundo de valores.

El adolescente puede tener dificultad para abandonar la infancia…pero también, de una manera inconsciente, los padres y el resto de la sociedad tienen dificultades para aceptar el relevo generacional y aceptar a ese personaje provocador…Como si de adolescentes se tratara, los padres y el resto de la sociedad se resisten a abandonar ciertos ideales…los adultos frente a los adolescentes también tienen que hacer un duelo.

Un Comentario

  1. Antonio F. 15 Diciembre, 2014 2:47 pm

    Soy padre y quisiera compartir lo dicho en el artículo con el que estoy bastante de acuerdo. Sobre todo en la parte que a los adultos, profesores y padres nos toca. Nos quejamos de lo difícil que está la educación de los adolescentes hoy en día y no tenemos en cuenta que somos nosotros los principales responsables, que nosotros también tenemos que crecer con los hijos, que es necesario aceptar a la persona que ya no es un niño que tenemos enfrente. No es un matiz cualquiera…

    Responder

Poner un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.