LA BOLSA Y LOS TULIPANES. Cuidado con tus inversiones en bolsa

LA BOLSA Y LOS TULIPANES. Cuidado con tus inversiones en bolsa

8 Septiembre, 2015
/ / /

 tulipanesLA BOLSA Y LOS TULIPANES

Cuidado con tus inversiones en bolsa…

La bolsa es una de las instituciones del sistema financiero y consiste en un mercado organizado en el que se reúnen profesionales de forma periódica para realizar compras y ventas de valores públicos o privados. Es un mercado público donde se negocian títulos-valores. Solamente se contratan los títulos de aquellas entidades que han sido admitidas a cotización.

Podríamos decir que todo es muy lógico, que tiene la lógica del capital, del mundo ordenado por el dinero… Sin embargo, también tiene que ver con la especulación, con una anticipación en el tiempo de por dónde va el valor futuro de una empresa o de un materia básica. Los datos del momento no bastan, se cuantifican las expectativas en un dinero que además es ofrecido en un papel en forma de opciones o de acciones.

Es decir, el dinero y los papeles que se intercambiaban tienen un valor simbólico que no real… Un valor supuesto nada más…

¿Y quién tiene más que ganar en todo esto? Está claro, los grupos capitalistas (bancos, instituciones, grupos de inversión, etc.) que pueden manejar el mercado con sus compras o ventas y de esta forma manipular el sentimiento del inversor pequeño y medio.

Estamos en un terreno virtual, imaginario, anticipatorio, donde lo racional objetivo ya no funciona, entra en juego lo irracional subjetivo… Digamos que entran en juego factores no controlados, no sabidos e incluso inconscientes en todo este trasiego.

Ejemplos de la irracionalidad de los mercados

En este sentido, un suceso ejemplar fue el hundimiento del mercado holandés en 1613, quizás el mayor de la historia de valores. Curiosamente, en este primigenio hundimiento, el objeto de la inversión no eran acciones ni opciones, eran bulbos de tulipán.

En 1559, el canciller Herwart plantó en su jardín de Ausburgo, Alemania, unos bulbos de tulipanes que le envió un amigo de Constantinopla. Este fue, según los escritos de la época, el probable origen de una moda entre las casas adineradas de Alemania y Holanda.

Otro Factor importante: En este caso, no se trataba de conseguir riqueza efectiva, se trataba de acumular prestigio, se trataba de la imitación del canciller porque tenía poder y prestigio… Por tanto, era ambición de poder, envidia y en el fondo, lo que se ponía en juego es la creencia de que el secreto del bienestar, del prestigio y del goce lo tenía el canciller…

Esto conecta con la sociedad actual, donde se promete siempre el goce total y ahí juega un papel importante la bolsa como objeto de consumo en sí mismo, consumo de goce…

Pero sigamos. En Holanda arraigó la costumbre de encargar directamente los bulbos a Constantinopla y los precios comenzaron a subir de una forma desmesurada. La situación llegó al punto que en el año 1634, existen escritos que lo atestiguan, entre la clase acaudalada se consideraba de mal gusto no disponer de una colección de tulipanes.

El ciclo de los tulipanes duró unos cuantos años y se llegó, en plena burbuja tulipanesca, a pagar por el Semper Augustus (una rara especie)  4600 florines, un carruaje nuevo y dos yeguas con atalajes y arneses. Tengamos en cuenta que en aquella época un buen buey costaba 120 florines.

En 1636, la demanda de bulbos de tulipán era tan abundante que se empezaron a negociar en las bolsas de valores holandesas. Los ciudadanos con cierto poder adquisitivo no se quisieron quedar fuera. En ese momento, los tulipanes pasaron a ser negociados por agentes y especuladores. Ello provocó además acumulación por parte de los especuladores  con lo que los precios siguieron subiendo puesto que provocaban que hubiera escasez en el mercado. Con el objeto de facilitar las operaciones, se introdujeron las opciones, opciones que exigían un depósito marginal del 10 al 20 por ciento. Este fue el momento álgido de la burbuja y comenzó el interés de la gente no adinerada, gente que creía que en los tulipanes estaba el santo grial.

A continuación se produjo una internacionalización de los tulipanes. El capital extranjero empezó a acudir al mercado holandés, alentado por las fuertes revalorizaciones que se producían día a día. Esta inversión del capital internacional originó que los precios se dispararan todavía más y a los tulipanes le siguieron los terrenos, casas y artículos de lujo…. Aparecieron incluso nuevos ricos con el tema, nuevos ricos a causa de los beneficios de las vulvas de tulipán, los cuales volvían a invertir en lo mismo.

En septiembre y octubre de ese mismo año, comenzaron las dudas y estalló la burbuja. Vino el pánico… Aquí la psicología de masas…

Vino la sorpresa… Muchos de los nuevos ricos sucumbieron ante las manos fuertes… Poseían grandes fortunas compuestas por bulbos y opciones de tulipanes que nadie quería. Estaban llenos de préstamos que no podían pagar. La economía holandesa cayó en una gran depresión… Tardó muchos años en recuperarse.

Como vemos, son muchos los factores que intervienen en el mercado financiero… Afán de poder, euforia, pánico, manipulación especulativa, etc. Es imposible controlarlos todos. Tengámoslo en cuenta. Lo peor de una posición financiera es que se pueda basar en creernos que se puede controlar todo o que existen analistas o estudios exactos e infalibles. Digamos en rigor, que siempre se va por detrás del mercado y los grupos capitalistas que tienen dinero suficiente para manipular el sentimiento del inversor…

 

J.C.P.

INUPSI

Un Comentario

  1. Fernan 13 Septiembre, 2015 5:34 pm

    Estos descalabros bursátiles siempre me recuerdan el viejo dicho: “La avaricia rompe el saco”. Aunque lo que más me sorprende es que todavía queden personas, ciudadanos de pie, que piensen que la bolsa es una lotería donde les van a dejarles que se lleven el dinero fácilmente. ¿Es qué no se dan cuenta de que es el capitalismo el que está esperando su dinero para llevárselo?… Es lo mismo siempre, unos se hacen más ricos, justamente los que ya lo son, a costa de exprimir a los incautos, a los que tienen fe, a los que creen en el sueño del estado de bienestar del estado capitalista… Todo es una ilusión!

    Responder

Poner un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.