VEJEZ Y EDUCACIÓN. PSICOGERIATRÍA Y PSICOGERONTOLOGÍA

VEJEZ Y EDUCACIÓN. PSICOGERIATRÍA Y PSICOGERONTOLOGÍA

28 Octubre, 2014
/ / /

vejezVEJEZ Y EDUCACIÓN. PSICOGERIATRÍA Y PSICOGERONTOLOGÍA

En nuestro entorno social, tal y como están las cosas, es frecuente pensar que la vejez no es una edad para aprender, que las capacidades intelectuales han decrecido y es un desperdicio social y económico hacer esfuerzos en este sentido.

Pareciera que la educación estuviera, más bien, al servicio de la producción económica. Se supone que los viejos no van a producir, no son útiles, y no se tiene es cuenta el gran capital de experiencia que poseen, y la función de transmisión que pueden realizar, tanto en el ámbito familiar como social en general.

Es frecuente oír expresiones dirigidas hacia los viejos del tipo: “tu no te tienes que complicar ya la vida”, o ¿Para qué te vas a poner a estudiar a estas alturas?.

Sin embargo, los estudios de gerontología moderna han dado lugar al desarrollo de un movimiento educativo en todo el mundo, éste es el de la Educación Permanente, cuyo lema fundamental es que se puede aprender y educar a lo largo de toda la vida.

Es evidente que, con la edad, disminuyen ciertas capacidades. disminuye la agilidad mental y ello trae como consecuencia un proceso de lentificación, se tarda más en reconocer a alguien, en recordar un dato inmediato, en resolver un problema. Se disminuye la rapidez, mas no disminuyen las habilidades. Otras funciones tales como la atención, concentración, escritura y cálculo se deterioran, pero muchas dificultades son más atribuibles a la falta de hábito. Se trata de una cuestión de uso, es necesario ejercitar las facultades.

La educación en la vejez puede ser fuente de placer, creación y recreación. Facilita la integración y la elaboración de las ilusiones y deseos, algo que no es extraño, ocurre en todas las edades.

Son interesantes los Programas Educativos Universitarios para mayores y las Escuelas Permanentes de Adultos. Es necesario mantenerlos y promocionarlos. El desafío en ellos es sostener una educación que plantee como objeto el aprender placenteramente, porque el aprender los es en sí mismo, y que ayude a mantener los vínculos con los objetos exteriores, esto es lo que ayuda a sostener los deseos.

La sociedad avanza vertiginosamente, el proceso de transformación de los ideales provoca caídas de ilusiones, valores, normas y tradiciones. El avance tecnológico origina mayor aceleración que dificulta profundamente la capacidad de elaboración en nuestra sociedad. En ello, aunque es un precio que todos pagamos, los más perjudicados pueden ser los viejos. Es fundamental para el viejo, tener acceso a una educación que le permita encontrar su lugar y su voz en este enjambre.

Poner un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.